Cemento-Hormigón

Suelos de Cemento y Hormigón: Tipos, Ventajas y Desventajas

Los Suelos a Base de Cemento y Hormigón son ya habituales como Elemento Decorativo. Existen varios Tipos, cada uno con sus Ventajas e Inconvenientes. Descúbrelos

Este tipo de pavimentos o suelos son de una clara influencia industrial. Es decir, han sido pensados e instalados para zonas industriales en las que existe un alto tránsito y donde existe la necesidad de soportar grandes cargas.

Sin embargo, se han hecho un hueco en el mundo de la decoración. Donde además de ofrecer esta estética industrial, ofrecen algunas cualidades interesantes.

Vale la pena destacar la creciente utilización de los suelos de cementos, especialmente el microcemento y el hormigón pulido, en ambientes rústicos y tradicionales, donde ofrece un excelente maridaje junto con la madera.

suelos de cemento

Ventajas de los Suelos de Cemento

Entre esta destacan su enorme resistencia y durabilidad. A lo que habría que añadir la amplia variedad de colores que se pueden conseguir gracias a la utilización de toda clase de pigmentos, y diferentes tipos de texturas o acabados.

Resistencia. Son enormemente resistentes, si no fuera así no se utilizarían en ámbitos industriales. Por tanto no debería haber problema alguno en este sentido en el ámbito doméstico.

Durabilidad. Correctamente cuidado su durabilidad no tiene comparación.

Fáciles de Cuidar y Limpiar. Puede utilizar un jabón neutro para fregar, y poco más se puede decir en cuando a limpieza diaria.

Respecto a lo que es el mantenimiento, es conveniente sellar la superficie periódicamente, para evitar que posibles manchas penetren. Esta cuestión es especialmente importante en baños y cocinas.

Ofrecen versatilidad. Si pasado el tiempo se aburre de su estética son la superficie ideal para instalar otro tipo de pavimentos como laminados o vinílicos.

Variedad de Colores y Texturas. Aunque estemos a acostumbrados a relacionar los suelos de cemento y/o hormigón con el clásico gris, hoy en día no tiene porque ser así.

Se puede utilizan pigmentos con los que conseguir prácticamente cualquier color, y además la utilización de barnices o resinas permite acabados en brillo, mate o satinados.

En cuanto a la textura se pueden pulir para conseguir un acabado liso y brillante, crear efecto de mosaico, rugosos, etc.

Inconvenientes de la Utilización de Cemento y/o Hormigón

Sin embargo no todo son ventajas:

  • Se requiere la realización de obras, más o menos complejas en función de la clase cemento u hormigón que elijamos.
  • Son fríos e impersonales, especialmente si lo comparamos con otros materiales como la madera o la moqueta. Se suele recurrir al uso de alfombras para paliar este problema.
  • Su comportamiento térmico no es bueno. De hecho con algunos tipos, como el microcemento, debemos olvidarnos de utilizar calefacción radiante.
  • Son superficies muy duras. Por tanto la pisada no es todo lo cómoda que nos gustaría, y estar largos periodos de tiempo de pie es molesto. Y no hablemos ya de caídas.
  • Alto Impacto Ambiental. Se trata de un industria que tiene un impacto negativo sobre el medio ambiente, aunque en muchas ocasiones se intente reducir utilizando para la producción materiales reciclados y/o combustibles alternativos.
  • Pueden aparecer fisuras. Especialmente cuando no se utiliza el producto apropiado o no se trata adecuadamente. Lo cual por desgracia es habitual.
  • Son resbaladizos, especialmente cuando están pulidos. Se suelen aplicar barnices o resinas tras la instalación, que reducen este problema en parte, pero no lo solucionan del todo.

Diferencias entre el Cemento y el Hormigón

La principal y más obvia diferencia entre ambos materiales, es que el cemento es uno de los componentes principales del hormigón. Es decir, para fabricar hormigón se utiliza cemento.

A simple vista es difícil diferenciar un suelo de hormigón de otro de cemento, al menos entre los no profesionales del sector.

Tipos de Pavimentos de Hormigón y Cemento

Existen varios tipos de pavimentos hechos con cemento y hormigón. Aquí nos centraremos en lo que tienen una mayor demanda

Pisos de Cemento Pulido

Aunque lo podemos encontrar en ámbitos domésticos, sigue siendo principalmente un pavimento industrial y/o comercial. Es especialmente resistente.

Es necesario incluir juntas de dilatación en la construcción, aunque la distancia entre estas puede ser mayor en ámbitos poco exigentes como el doméstico. Por otro lado cada paño tendrá un espesor aproximado de 7-10 centímetros, y se aplica en muchas ocasiones sobre una losa de hormigón ya endurecido. Este espesor es un inconveniente de cara a la aplicación en pisos, ya que al ser un material muy pesado, puede sobrecargar la estructura y hacer que se resienta.

Aunque se puede dar color, el resultado es variable. Para conseguir un color más exacto y estable habría que recurrir al microcemento.

Hablamos de pulido para referirnos al acabado final. Se trata de un proceso para que el se utilizan lijadoras o pulidoras industriales con discos de diamante.

Existe una confusión habitual cuando se habla de cemento pulido. Existe un producto, similar al microcemento, al que muchos profesionales denominan cemento pulido y que en países de habla inglesa se llama "beton cire". Este se aplica en capas que no superan los 3mm y permiten alicaciones de hasta 500 m2 sin juntas de dilatación.

Suelos de Microcemento

Se trata de una variante del cemento que busca mejorar sus prestaciones en algunos ámbitos, especialmente el doméstico. Estéticamente es muy similar al anterior, sin embargo se diferencia en su aplicación y principalmente en sus propiedades: más resistente, duradero, impermeable y fácil de aplicar. Aunque por otro lado es algo más caro.

pavimentos de microcemento

Otra ventaja importante es que un tipo de revestimiento continuo. Es decir no necesita de juntas de dilatación, lo que mantiene en mayor medida la uniformidad en cualquier decoración.

Su uso está muy extendido no solo como pavimento, también para revestir paredes, techos y otras superficies. Se debe entre otros factores, a que el espesor de la aplicación es muy limitado, a penas unos milímetros. Por lo que en reformas no altera las alturas ni añade peso de forma determinante.

Además se puede aplicar sobre muchos tipos de superficies, como por baldosas o azulejos. La excepción es la aplicación sobre madera.

La composición del microcemento es básicamente cemento en polvo, resinas, algunos aditivos y colorantes.

Pavimento de Hormigón pulido

El hormigón es un material de construcción más económico que los anteriores, de hecho el componente caro del hormigón es el cemento. Este tipo de suelos se utiliza también y principalmente en ámbitos industriales.

El color se aplica normalmente con una capa de rodadura, sobre la solera aún fresca. En algunas ocasiones se puede recurrir a productos ácidos para darle color.

El proceso de pulido es similar al del cemento. Se realiza tras el fratasado del hormigón, dejando el buscado efecto espejo, y mejorando la resistencia superficial.

Tampoco se trata de un pavimento continuo, es decir, requiera juntas de dilatación.

Pavimentos de Hormigón Impreso

Se trata básicamente de suelos de hormigón, en los que durante la aplicación y mientras aún están frescos se utilizan moldes, patrones o texturas para conseguir un diseño concreto. Por ejemplo imitar baldosas, adoquines e incluso madera. El uso de pigmentos, y por tanto las posibilidades de coloración y diseños, ha incrementando considerablemente su demanda.

Se usan principalmente en exteriores. Lo cual no quiere decir que no se pueda usarse en interiores, aunque es poco habitual.

Mortero Autonivelante Cómo Revestimiento para Suelos

Es también tipo de pavimento continuo, de hecho es el tipo de pavimento realmente continuo que se aplicaba hace años, y que ha venido siendo sustituido por el microcemento.

Aunque vale la pena decir que el pavimento autonivelante actual ha evolucionado y mejorado muchos de sus inconvenientes: aparición de fisuras y presencia de marcas de agua.

La forma de aplicarlo es lo que su vez le da nombre. Al mezclarse con agua (siempre en las proporciones facilitadas por el fabricante) se consigue un compuesto bastante líquido que se vierte y autonivela la superficie.

La capa resultante suele tener entre 5-15 mm. La calidad del acabado superficial no es la misma que puede tener el microcemento o el cemento pulido. Sin embargo su combinación con resinas mejora el resultado sensiblemente en este sentido.