Madera

Tarima Exterior de Madera Natural: Ventajas, Inconvenientes, Maderas, Instalación y Mantenimiento

La tarima exterior en madera maciza es una superficie natural, única y con muchas ventajas. Descubre que maderas son las mejores, como instalar correctamente…

tarima madera exterior

La tarima de exterior en madera ofrece una superficie acogedora y única. Es un material natural y agradable al tacto, que invita a disfrutar de los exteriores de una nuestra casa, y muy resistente. Mucho más de lo que se piensa habitualmente.

Este tipo de tarima la podemos encontrar en piscinas, pantalanes o pasarelas de clubs náuticos y muelles, terrazas, balcones, porches, zonas exteriores en hoteles, etc.

La principal alternativa a la tarima natural en exteriores es la tarima sintética o composite. Esta última lleva ya algunos años viviendo una fuerte expansión derivada de las bajas necesidades de mantenimiento frente a la tarima natural.

Ventajas de Madera como Tarima de Exterior

  • Naturalidad. Tanto a la vista como al tacto. Es muy confortable caminar descalzo sobre este tipo de suelo. Y además no es una pisada dura.
  • Durabilidad. Una tarima de buena madera maciza bien cuidada e instalada durará décadas.
  • Se pueden realizar reparaciones.
  • No se calienta tanto como la tarima sintética. Este es un problema habitual y especialmente molesto de algunos tipos de composite o madera tecnológica.

Desventajas

  • Mantenimiento. La madera natural requiere mantenimiento, siendo la frecuencia variable en función del acabado y el tránsito que soporten. Por ejemplo los tratamientos a base de aceites naturales requieren renovarse más frecuentemente, al menos una vez al año, sin embargo su aplicación es mucho más sencilla.
  • Decoloración. La madera pierden su color natural con la exposición al sol, se trata de un proceso de fotodegradación que no afecta a la resistencia mecánica y durabilidad. La gran diferencia respecto a otros materiales es que tras un buen lijado vuelve a quedar como nueva. El uso de aceites y lasures reduce este proceso de degradación natural.
  • Insectos. La madera es un material susceptible a ser atacado por algunos insectos, como la carcoma o la termita. Sin embargo se puede recurrir a maderas con resistencia natural frente a este problema, y también a la utilización de productos y tratamientos que reducen de manera significativa el riesgo.

Mejores Especies o Tipos de Madera para Exterior

No todas las maderas son aptas para fabricar tarima de madera maciza exterior. Las que se utilicen deben cumplir con dos requisitos imprescindibles: durabilidad y estabilidad. Es decir la madera debe ser resistente a la humedad, hongos e insectos, y además mantenerse estable frente a los cambios ambientales (temperatura y humedad principalmente).

tarima madera tropical

Las maderas tropicales, habituadas a ambientes húmedos, son las que mejor cumplen con estos requisitos.

Ipé. Es una madera muy dura y pesada. Su coloración va de un marrón rojizo, que puede tener tonos oliva y negruzcos. Visualmente es muy parecida a la madera de cumarú, aunque ligeramente más oscura. Es una de las opciones favoritas dada su impresionante resistencia.

Teca. La madera de teca es una de las maderas más excepcionales que existe, de hecho es considerada por muchos profesionales como la mejor de todas. Es dura, resistente, flexible y además muy estable. Por si esto no fuera poco genera un aceite natural, aceite de teca, que la protege frente a los agentes externos, hongos e insectos. Presenta colores dorados y marrones claros que se oscurecen con el tiempo. Su precio es elevado.

Iroko. El iroko es también una excelente opción para su utilización como tarima de exterior. Es una madera de excelentes cualidades, casi tanto como la madera de teca, de hecho se la conoce como teca africana. Sus colores van del marrón amarillento a tonos rojizos y pardos. Comparativamente es más barata que la teca y abundante, aunque esta sobreexplotada en alguna zonas del continente africano. De ahí que recomendamos no adquirir esta madera a menos que cuente con los correspondientes certificados.

Cumarú. Es una madera visualmente muy atractiva, de tonos marrones claros a oscuros principalmente, y en ocasiones rojizos e incluso violáceos. Es muy densa, resistente y estable, apta para los usos más exigentes.

Elondo. También conocida como madera de talí. La tarima de elondo es también una excelente opción para exteriores. Es dura, tiene una excelente durabilidad y apariencia muy llamativa en la que predominan los tonos amarillos y rojos. Sin embargo tiene dos problemas: no recibe muy bien los acabados y sobre todo se trata de una especie próxima a estar en peligro debido a la sobreexplotación.

Madera tratada en autoclave, principalmente pino. Es tratamiento, consistente en la utilización de sales de cobre y ciclos de presión, mejora el comportamiento de la madera en exteriores. De hecho permite que se puedan utilizar maderas como el pino para fabricar tarimas de exterior. Se trata de forma más barata de tener una tarima madera maciza de exterior. Es característico el tono verdoso que adquiere la madera tratada en autoclave, aunque no siempre es así ya que podrían utilizarse productos para alterar este resultado.

Algunas de la especies tropicales habituales en la fabricación de tarima de exterior pueden estar amenazadas. De ahí que siempre sea recomendable al comprar cualquier tarima de madera solicitar los correspondientes certificados de origen.

Precio de la Tarima Maciza

El precio de la tarima exterior de madera natural depende de la madera utilizada, y en este sentido existen importantes diferencias.

La opción más barata son las maderas blandas o semiblandas tratadas, como es el caso del pino. Entre 20-30 €/m2. Y nombrando a algunas de especies anteriores: tarima de ipe a partir de 65 €/m2, iroko desde 80 €/m2 y teca a partir de 85 €/m2.

Estos precios son solo aproximaciones, ya que existen muchas variables que puede afectar: el tipo de grapa para el vienen mecanizadas (vista o oculta), el espesor de la pieza, la calidad visual de la madera (numero de fallos, nudos, etc), origen...

Instalación de la Tarimas de Madera a la Intemperie

colocación tarima exterior maciza

La instalación de tarima maciza en exteriores se realiza sobre rastrel. La recomendación es utilizar rastreles de madera tropical (en lugar de los de pino tratado en autoclave) y separarlos cada 30-40 centímetros. También puede recomendarse la utilización de rastreles de acero inoxidable, aunque esto encarece sustancialmente la instalación

Lo ideal es que los rastreles se fijen sobre una solera de hormigón con un ligera pendiente, aprox. un 2%, para favorece la evacuación del agua.

Respecto al método utilizado para fijar la tarima al rastrel, puede ser clavado/atornillado directamente o mediante grapa. Este último método es el más habitual y recomendable. La utilización de grapas permite respetar las juntas de dilatación más fácilmente. También es aconsejable utilizar adhesivos específicos para unir las testas de la tarima, y también las testas al rastrel.

Grapas. Básicamente de dos tipos, vista u oculta. En exteriores la grapa vista es más habitual y recomendable. Se debe a que favorece la ventilación y facilita el mantenimiento.

Se recomienda utilizar tanto para las grapas como para la tornillería acero inoxidable.

La mano de obra cualificada y la calidad de los accesorios son más importantes que en ningún otro caso. Una mala instalación, que no respete por ejemplo las juntas de dilatación, puede hacer que una tarima de madera de calidad no dure más que unos poco meses, cuando es un material que puede durar décadas.

Resbalacidad de la Tarima Natural

Este es un tema polémico para muchos. Se debe a que no siempre la madera alcanza los estándares establecidos por la normativa en este sentido.

En gran medida este un tema para el que se recomienda utilizar tarimas ranuradas. Pero no solo eso, es un tema que también viene condicionado por las acciones o trabajos realizados sobre la tarima tras la fabricación. Por ejemplo el lijado, aplicación de aceites...

¿Que Acabado o Producto Aplico a mi Tarima Exterior de Madera?

Existen diversas formas de tratar nuestra tarima de madera. Cada una de estos métodos tiene sus ventajas e inconvenientes.

Aceite. Se trata del producto ideal para tratar la madera. La hidrata y la deja respirar. Sin embargo tiene un gran inconveniente, el mantenimiento. En exteriores se recomienda renovar la aplicación cada 6 meses.

Barniz. El barniz crea una película alrededor de la madera y no la deja respirar. No es la opción ideal para las tarima de exterior, donde los cambios de temperatura y grado de humedad son habituales y drásticos.

Lasur. Es un tipo de acabado a poro abierto, que permite regular la humedad de la madera, muy utilizado en exteriores. A diferencia de los aceites, el lasur añade protección adicional frente a insectos y a la radiación UV. Además necesitan ser renovados con menor frecuencia: entre 12 y 24 meses. Se pueden encontrar al agua o al aceite.

Saturador. Se trata de un producto que combina lo mejor de los aceites y los lasures. Fácil de aplicar, deja respirar la madera (poro abierto) y añade protección adicional. Es la opción que se está imponiendo durante los últimos años.

Normalmente es preferible adquirir tarima que viene tratada de fabrica. Se debe a que en estas el tratamiento se realiza por inmersión (en la mayoría de casos) lo que nos asegura la aplicación en todas las caras y cantos.

Mantenimiento

mantenimiento madera natural jardín

Por un lado tenemos el mantenimiento y limpieza diario o habitual. En este caso es muy sencillo. Bastara con limpiar con agua y un cepillo de barrer para eliminar la suciedad superficial. Puede utilizarse jabón específico para este uso, y no se recomienda limpieza a presión.

Por otro lado está la renovación del acabado o protección. Esta tarea es más compleja y costosa, y depende en gran medida del producto utilizado como ya comentamos anteriormente.

Los aceites requieren renovaciones más habituales, pero mucho más sencillas. Bastará con realizar una buena limpieza, esperar a que seque la madera y luego aplicar una fina capa de aceite con un rodillo o brocha en el sentido de la veta de la madera.


Más en: Madera