Madera

La Tarima de Madera Tecnológica: Tipos, Características e Instalación

La tarima exterior de madera tecnológica se ha consolidado como una opción real. Descubre sus propiedades, desventajas y lo necesario para realizar la mejor compra

La tarima de exterior sintética, también conocida como tarima tecnológica o composite, es un producto derivado de la madera especialmente pensado para estar a la intemperie como pavimento.

Tiene excelentes prestaciones, mejorando en algunos ámbitos los que ofrece la madera de forma natural, y es apta para usos exigentes. Se trata de una alternativa a la utilización de maderas tropicales como el ipé o el iroko.

Entre sus ventajas destacan su baja necesidad de mantenimiento, gran resistencia, el no producir astillas o un precio comparativamente más bajo que el de algunas maderas. De ahí que se hayan convertido en la opción favorita para muchos.

Usos de la Tarima Sintética Exterior

Este tipo de tarima sintética se usa principalmente como suelo para terrazas, patios o piscinas en zonas domésticas. Sin embargo su gran resistencia y versatilidad la han convertido en solución para zonas de alto tránsito como paseos de zonas marítimas, muelles o zonas comunes de hoteles, etc.

tarima de exterior sintética

La principal limitación la encontramos en que no son aptas para zonas donde habrá tráfico rodado. Es decir, paso habitual de vehículos.

Sin embargo aunque lo anterior en lo más habitual, los usos del composite no se limitan a los suelos. Desde hace algún tiempo se viene utilizando como revestimiento de fachadas (fachadas ventiladas principalmente) y de estructuras como pérgola, porches, etc. También para fabricar vallas de jardines, barandillas o incluso cubiertas.

Composición del Composite o Madera Tecnológica

Se trata de un producto, conocido como composite (Wood and Plastic Composit - WPC) o madera tecnológica, fruto de la combinación de un material tradicional y completamente natural como la madera con otros de origen tecnológico como las resinas y los polímeros.

Un alto porcentaje de los productos utilizados para fabricar este tipo de tarima es materia prima reciclada y/o reciclable. Se trata por tanto una alternativa sostenible.

Los principales compuestos que se pueden utilizar son:

  • Fibras de madera. Tanto de especies de rápido crecimiento como el pino, o fruto del reciclaje. Alrededor de un 50-60% del total.
  • Polipropileno.
  • Polietileno.
  • PVC (Policloruro de vinilo).

Los porcentajes varían en función del fabricante y calidad del producto. Los componentes plásticos suelen representar entre 30-40%.

En algunos ocasiones se pueden encontrar tarimas sinteticas de exterior hechas con otros materiales naturales o en combinación con la madera. Normalmente se trata de alternativas de bajo coste y/o prestaciones reducidas. Algunas de estas son:

  • Bambú.
  • Fibras Arroz.
  • Fibras de celulosa obtenidas del reciclaje de papel.
  • Cáñamo.

Por último también se pueden utilizar pigmentos para conseguir los colores deseados y estabilizadores para evitar que los rayos UVA deterioren en exceso el color. Estos compuestos representan alrededor de un 5% del total

Características y Propiedades del Composite

  • Producto respetuoso con el medio ambiente. Se utilizan materias primas reciclables para su fabricación. Una vez terminada su vida útil pueden reciclarse en un alto porcentaje.
  • Resiste condiciones climáticas adversas: lluvias, heladas y altas temperaturas.
  • Impermeable y resistente al agua.
  • Disponible en multitud de acabados y texturas.
  • No es susceptible al ataque de hongos o insectos.
  • Antideslizante.
  • Precisa de poco mantenimiento.
  • Estabilidad. Contracciones y dilataciones muy reducidas.
  • Se puede mecanizar y en algunos sentidos trabajar como si fuera madera.
  • Fácil de instalar. No requiere de herramienta y maquinaria específica, más allá de la que necesitaría un carpintero para instalar una tarima de madera.
  • Es comparativamente más ligero que otras opciones.

Inconvenientes o Desventajas

  • Decoloración: Aunque se ha reducido en gran medida los efectos sobre el color que tienen la radiación solar, sigue existiendo una pequeña variación en el tono. Esta será progresiva y no se verán contrastes significativos, a menos que tengamos que realizar la sustitución de alguna pieza. Si este fuera el caso, existirá un contraste apreciable a simple vista entre las piezas nuevas y viejas, que con el tiempo se reducirá e incluso desaparecerá.
  • Sobrecalentamiento. Se trata de otro problema que se ha reducido enormemente, especialmente en la tarima tecnológica de alta gama. Sin embargo hay que reconocer que se calienta más de lo que lo hace la madera, y que en algunos casos, especialmente en las instalaciones antiguas, caminar descalzo es una tortura. Cómo es lógico los colores oscuros se calientan más que los claros.
  • No se cumplen los estándares en cuanto a resbaladicidad. Es decir, no siempre son todo lo antideslizantes que debieran ser, aunque cuando se compra un producto de calidad este no suele ser un problema.
  • No se pueden hacer reparaciones como las que se pueden hacer en la madera. Cuando el desgaste es más que evidente (supuestamente muchos años después de la instalación) no se puede lijar, sino que hay que sustituir.

La Tarima Composite Exterior Barata: Las Bajas Gamas

Como sucede con prácticamente todos los productos que encontramos en el mercado, los hay de buena y mala calidad. Esta es una cuestión obvia, que normalmente no se comentaria. Sin embargo en esta ocasión merece un apartado.

La diferencia entre las tarimas sintéticas de alta y baja calidad son en muchos casos muy significativas. Incluso hay quien afirmaría que estamos ante productos diferentes.

Durante años, un tipo de tarima de baja calidad y precio muy reducido, ha generado y con razón muchos prejuicios sobre el material. En estos casos se utilizan resinas de muy baja calidad con los consiguientes problemas: decoloración, excesivo calentamiento, poca estabilidad, etc.

Tipos de Tarima Tecnológica

Existen diferentes clases o tipos de tarima exterior sintética. Las podemos dividir en:

tipos de tarima de exterior

  • Ventiladas o alveolares. Hoy en día es el formato más comercializado. En este caso cada lama o pieza viene ahuecada en su interior.
  • Macizas. Al contrario de lo que sucede con el tipo anterior, en este caso es una pieza maciza.
  • Encapsulada. En este caso las piezas vienen recubiertas, normalmente con una capa de PVC. Con ello se mejora la resistencia a las manchas y otras agresiones, y además permite mayores posibilidades en cuanto a diseño y apariencia. Se trata más bien de una evolución del producto que puede combinarse con los tipos anteriores.

Llegados a este punto es habitual que muchos se pregunten: ¿qué tipo de tarima tecnológica es mejor? La tarima alveolar favorece la ventilación y por tanto evita que las temperaturas aumenten excesivamente. Se suele creer que también son menos resistentes que la maciza, aunque esto no es del todo cierto, dependerá del espesor de las paredes o estructura interna.

Este espesor determinará si puede utilizarse en zonas de alto transito o no. En el caso de las macizas no existe este importante matiz.

Texturas de la Tarima Exterior Sintética

El composite es un material que permite muchas posibilidades durante el proceso de fabricación. De ahí que se puedan conseguir diferentes tipos de texturas. Los más habituales son:

diseños de tariama tecnológica

  • Lisas.
  • Rayadas o ranuradas.
  • Veteadas. Imitando la textura natural de la madera.

Es habitual que algunos fabricantes vendan sus tarimas con un acabado liso por un lado, y ranurado por el otro. El hecho de que sean reversible incrementa las posibilidad a la hora del diseño e instalación.

Colores y Diseños

En la mayoría de ocasiones los consumidores buscan diseños de tarimas tecnológica que imiten o tengan gran parecido con la madera. Sin embargo las posibilidades van mucho más allá.

Gracias al uso de pigmentos durante la fabricación se puede conseguir cualquier color. Por tanto podemos encontrar tarimas composite de exterior en violeta, naranja o incluso verde.

En cuanto a dibujos o diseños, las posibilidades son también enormes, especialmente en la tarimas encapsuladas o recubiertas de PVC. La demanda y la oferta se siguen centrando en la apariencia natural de madera, lo cual no se debe ni mucho menos a una cuestión técnica.

Medidas

No existen grandes diferencias en cuanto los formatos o tamaños comercializados. La mayoría suele situarse entre:

  • Largo: 2000 mm y 2400 mm.
  • Ancho: 136 mm y 146 mm.
  • Espesor: 22 mm y 24 mm.

Algunos fabricantes ofrecen piezas de largo superior, que pueden alcanzar los 4 metros. Aunque no es lo más habitual.

¿Qué Precio tiene la Tarima Exterior Tecnológica?

Se trata de una pregunta complicada ya que existen varios factores a tener en cuenta:

  • El tipo de tarima. Es decir si el alveolar o maciza, y/o si está encapsulada.
  • La composición. Los porcentajes y calidad de los materiales utilizados, además del aglutinante utilizado.

Las tarimas más baratas se encuentran en el intervalo 25-30 €/m². Mientras que el precio más habitual está entre los 55-80 €/m².

Estos datos son insuficientes para calcular el coste total de una instalación. Habría que incluir la mano de obras y el coste de los complementos necesario: grapas, rastreles, tapas… Estos gastos asociados a lo que es el suelo propiamente dicho pueden aumentar el coste en un 50% aproximadamente, o incluso duplicarlo.

Instalación de las Lamas o Baldosas de Composite

La instalación de este tipo de tarima de exterior no se diferencia mucho de la tradicional de madera maciza. Se realiza sobre rastreles para facilitar la evacuación de agua y facilitar la circulación de aire.

Lo primero de debemos hacer es leer las instrucciones que facilita el fabricante, ya que siempre existen diferencias y particularidades.

Aquí hemos hecho una pequeña descripción con los pasos y recomendaciones más habituales.

instalacion colocación tarima composite

Paso 1: Colocación de rastreles

Lo que primero que hay que determinar es la orientación de estos. Si la colocación es completamente pegados al suelo, de forma que puedan ser una barrera la evacuación de agua, habría colocarlos en el sentido en el que está discurre. Si los rastreles están elevados, está cuestión no es tan relevante.

También es importante la separación entre los diferentes rastreles. Lo habitual son unos 40 centímetros. Sin embargo si la instalación se realiza en zonas de alto tránsito esta separación debería ser menor, por ejemplo cada 30 cm.

Se debe respetar una pequeña separación entre las cabezas de los rastreles. Con 15 mm es suficiente.

Paso 2: Antes de colocar la primera fila

Para colocar la primera fila de nuestro suelo para exteriores se utiliza una fijación diferente a la que utilizaremos para el resto. Esta se fija al rastrel y permite anclar la primera fila utilizando la ranura mecanizada en el costado de las lamas.

Si se comienza junto a una pared habría que respetar un distancia prudencial. En torno a 10 mm.

Paso 3: Instalación piezas

Para ello se utilizan grapas. Esta se empiezan a poner y atornillar al rastrel una vez colocada la primera fila. Además de mantener la piezas fijas, estas grapas permiten mantener las distancias entre cada pieza, que en función del fabricante pueden ser aproximadamente 4-5 mm.

Paso 4: Última fila

Es muy probable que para la última fila debamos cortar las piezas de tarima composite a lo ancho. Una vez cortada a la medida necesaria se encajan en la grapa por una lado y por el otro, donde ya no hay ranura para grapa podemos utilizar adhesivo o incluso tornillos de acero.

Paso 5: Remates y acabado

En la mayoría de ocasiones se trata de colocar un Embellecedor perimetral. Su función es rodear la instalación con una clara intención decorativa. Están hechas con el mismo material que el resto de lamas, aunque suelen ser más estrechas.

También es posible que debamos instalar zócalos o rodapiés si nuestra tarima está adosada a alguna pared.

Mantenimiento de la Madera Tecnológica

Aunque este tipo de tarima se ha vendido siempre como un material que no necesita de mantenimiento, no es del todo cierto. El producto ha ido evolucionando hasta convertir esta afirmación en cierta, pero inicialmente no lo era.

Las primeras tarimas de WPC se manchaban con cierta facilidad. La solución al problema era aplicar productos que lo evitaban, lo cual a su vez acababa con la afirmación de que no requería mantenimiento.

Las tarimas de segunda y tercera generación, especialmente las encapsuladas, acaban con este problema de las manchas, y no es necesario aplicar ningún producto para su cuidado.

De forma general la limpieza se realiza simplemente con agua. Y al menos una vez al año una limpieza más profunda con un cepillo y jabón (puede incluso servirnos el que usamos para fregar los platos).

Para evitar manchas, existen productos químicos y oleicos que mancharan cualquier superficie, la mejor recomendación es la de limpiar inmediatamente.

Si bien resisten sin problema el contacto con el agua, no es producto apto para estar continuamente sumergido.

Reparaciones en el Composite

A diferencia de lo que sucede con la tarima de madera maciza, este tipo de tarima técnica no puede repararse. Si está muy dañada será necesaria la sustitución de la pieza.

Si se trata de pequeños rallones o quemaduras algunas fabricantes recomiendan utilizar lija de grano fino. Esto afectará al tono de la tarima, aunque con el tiempo se igualará.