Madera

Baldosas de Madera para Exterior: Características, Ventajas e Inconvenientes

Las Baldosas de Madera para Exterior son una solución económica, práctica y realmente fácil de instalar. Descubre sus principales características, ventajas e inconvenientes

Las baldosas de madera, también llamada tarima entramada, es una solución habitual para dar un nuevo aire a un patio, terraza o incluso un balcón de la forma más barata y rápida posible.

Se han hecho muy populares debido a que su instalación es extremadamente sencilla, de hecho casi ni hace falta herramienta específica. Además las podemos encontrar en diferentes tamaños, formatos y estilos.

baldosas madera

Composición de las Baldosas de Madera para Exterior

Estas losetas de madera están compuestas por piezas de madera, ya sea maciza o laminada, y una estructura plástica inferior, sobre la que se asienta la madera, y que viene mecanizada para encajar mediante un sistema de click.

Esta estructura plástica evita que la madera entre en contacto directo con el suelo, gracias a lo cual se evitan muchos problemas y se mejora la durabilidad del conjunto. El material plástico más habitual es el polipropileno.

Las maderas más usadas son las de acacia y el pino tratado en autoclave. Aunque también podemos encontrar en teca, iroko o ipé sin demasiadas complicaciones.

Existe un tipo de baldosa de madera que no incluye un soporte plástico. Sino dos tiras de madera a las que se atornillan cada una de las piezas que forman la baldosa. Se trata de un producto diferente, además su montaje es más complicado, ya que requiere de rastreles o soportes, y no dispone de anclaje entre baldosas.

También existe un producto muy similar en cuanto a prestaciones, e incluso a precio más competitivos, donde se sustituye la madera por materiales plásticos, resinas o composites. Estos tipos de suelos para terrazas pueden requerir menos mantenimiento, sin embargo ni ofrecen la naturalidad de la madera ni son tan renovables o ecológicos.

Ventajas de las Baldosas de Madera

Instalación. Son realmente fáciles de colocar. Tan solo hay que encajar las baldosas unas con otras, para lo cual no hace falta ninguna herramienta.

No solo es fácil de montar, también lo es de desmontar. Además, después de haberlo desmontado, será como si nunca hubiese estado allí. Por otro lado, está facilidad para separar y unir losetas, simplifica las tareas de limpieza.

Durabilidad. La madera, correctamente mantenida y cuidada es un material duradero.

Antideslizantes. Algunas especie de madera tienen propiedades antideslizantes, especialmente las tropicales.

Desventajas de la Tarima Entramada

Las baldosas de madera no están exentas de inconvenientes:

Mantenimiento. Como sucede con todos los suelos de madera maciza natural, requiere de mantenimiento. Periódicamente requieren renovar su acabado, ya sea barniz o aceite. El primero ofrece un resultado más duradero, el segundo es mal natural y ecológico.

Las variantes fabricadas con madera tecnológica o composite requieren de menos mantenimiento.

Estructura Plástica Inferior Vista. La base plástica bajo la madera queda vista, lo cual es un inconveniente para algunas personas. En función de la baldosa y de la separación de las piezas de madera será mas o menos visible.

Instalacion de las Losetas de Madera

instalacion loseta madera

Debe instalarse sobre superficies rectas, estables y duras. Por ejemplo sobre cemento, piedra, madera, baldosas cerámicas... Si el suelo sobre el que se colocaran las baldosas de madera no es regular deberías buscar una alternativa.

El proceso en si de encajar las baldosas no tiene mucha ciencia, ya que vienen preparadas para encajar una con otras. En la mayoría de ocasiones se colocan alternado el sentido de las baldosas.

Lo normal es que haya que cortar la última fila y/o columna, para que el conjunto encaje perfectamente en el espacio donde estamos instalando, por ejemplo un balcón o una terraza. En principio los cortes se pueden hacer con serrote o sierra de mano. Para conseguir un resultado perfecto podemos utilizar una ingletadora o una sierra de mesa.