Suelos Vinílicos

Suelos de Vinilo o PCV: Clases, Propiedades e Inconvenientes

Características, ventajas y desventajas del material, precios, etc. Toda la información necesaria para hacer la mejor compra de Pavimentos Vinílicos y/o PVC

Tras algunos años olvidados, los suelos de vinilo están viviendo un nuevo resurgir. El motivo no son tanto las modas, sino la superación de muchos de los inconvenientes que este tipo de material tenía.

Así que si conservas prejuicios sobre los suelos vinílicos de hace algunas décadas, puedes olvidarlos. Entre sus actuales ventajas destacan: filtros ultravioletas que alargan mucho la duración de los dibujos, un mejor comportamiento frente al calor y el fuego, una mejor resistencia al rozamiento o la abrasión, etc. De ahí que no solo se hayan convertido en habituales en hogares, también en comercios, oficinas, hospitales y otras zonas de alto tránsito.

suelos vinilicos

Los suelos vinílicos se fabrican principalmente con PVC (Policloruro de Vinilo). Se trata de un material resistente y duradero. Pero este no es único material utilizado. Cada fabricante añade diferentes componentes y/o capas según lo que estén buscando: mayor estabilidad, incombustibilidad, propiedades antideslizantes, etc.

Características de los Suelos de Vinilo

Los suelos vinílicos tienen muchas ventajas, algunas de ellas solucionan problemas de productos alternativos. De ahí que surjan opiniones favorables y que su demanda no pare de crecer.

  • Amplia variedad de diseños, texturas y formatos. Se trata de un producto completamente industrial, donde no existen limitaciones en este sentido. Se pueden encontrar desde diseños en madera, los más habituales, pasando por baldosas hidráulicas, piedras naturales e incluso diseños exclusivos.
  • Instalación rápida y sencilla. Especialmente en formato lama o loseta, la instalación será rápida y sencilla, apta para que la pueda realizar una persona aficionada al bricolaje. La obra necesaria será mínima o incluso puede no existir, ya que se instala sobre el suelo preexistente. En el formato de rollo, la tarea se vuelve algo más compleja, y es recomendable que la realicen profesionales.
  • Estabilidad Dimensional. Se trata de revestimiento de pavimentos muy estable, especialmente si lo comparamos con algunos productos sustitutivos como los suelos laminados. De hecho no es necesario dejar junta de dilatación en instalaciones flotantes a menos que no encontremos en grandes instalaciones.
  • Excelente resistencia al desgaste o la abrasión.
  • 100% resistente a la humedad. Esta es la principal ventaja de los suelos vinílicos frente a los laminados. Al ser un producto plástico son completamente inmunes a la acción del agua, por ello son también aptos para suelos de cocinas y baños. No para exteriores, donde la radiación solar terminará afectando a su coloración.
  • Pisada silenciosa.
  • Limpieza y mantenimiento sencillo y reducido.
  • Antibacterianos.
  • Propiedades antiestáticas.
  • Gran durabilidad. Hoy en día la mayoría de marcas de suelos de vinilo de calidad ofrecen hasta 30 años de garantía en usos domésticos.
  • Pisada silenciosa. Esta característica los hace ideales para el sector hotelero. De ahí la gran demanda especialmente en renovaciones.

¿Son Compatibles con el Suelo Radiante?

Los sistemas de calefacción por suelo radiante son de uso cada vez más extendido. Son una solución práctica y eficiente. Sin embargo no siempre son compatibles con todos los tipos de pavimentos y/ métodos de instalación de estos. En el caso de los suelos de PVC, algunos fabricantes han contemplado esta opción y la han tenido en cuenta durante los procesos de desarrollo y producción. Por tanto:

  • No existe un estándar en la industria, y no todos los vinílicos están pensados para ello.
  • Debemos aceptar una pequeña pérdida de eficiencia del sistema en los casos en los que el suelo es apto para calefacción radiante.
  • La instalación de calefacción debe cumplir con los requisitos del suelo vinílico:
    • Separación entre los componentes calefactores.
    • Temperaturas máximas y mínimas.
  • Debemos prestar atención a las condiciones de instalación tanto del pavimento vinílico:
    • Temperaturas antes, durante y posteriores a la instalación.
    • Grado de humedad.
    • Juntas de dilatación y transiciones.

Desventajas y Problemas de los Pavimentos Vinílicos

Pero como no todo pueden ser ventajas y los suelos de PVC también tienen inconvenientes:

  • La radiación solar directa afecta al diseño y acelera su decoloración. Se ha mejorado mucho en este sentido, y en situaciones normales el efecto es muy reducido. Sin embargo si la exposición es continua si que veremos un deterioro.
  • Telegrafiado: Se trata de uno de los problemas más habituales dentro de los suelos vinílicos, especialmente en pequeños espesores. Consiste en que con el tiempo y el uso, hasta la más mínima irregularidad que pudiera tener el subsuelo se notará y reflejara en la superficie.
  • Algunos de los componentes utilizados para su fabricación son respetuosos con el medio ambiente, como puede ser el petróleo.
  • No es por tanto un producto ecológico, ni tampoco fácil de reciclar.
  • No existe la posibilidad de realizar reparaciones. Una vez el desgaste sea obvio, habría que sustituir. Hoy en día no es algo que vaya a pasar rápidamente, serán necesarios varios años de uso bastante intenso.
  • Los objetos puntiagudos, como un cuchillo al caer, pueden dejar marcas.
  • Entrar en contacto con objetos calientes también pueden dañar el suelo.
  • Las sillas de ruedas pueden propiciar las separaciones de lamas o baldosas en instalaciones flotantes. Este problema no es exclusivo de vinlícos, también de los laminados o incluso la madera. El problema desaparece si fijamos el vinilo al pavimento.
  • Un problema de los suelos vinílicos que suele pasar desapercibido es que no se recomiendan instalaciones bajo muebles pesados como armarios. El suelo quedará marcado en poco en tiempo. Tampoco arrastre muebles sobre este tipo de pavimentos. Si necesita mover cosas pesadas puede utilizar una manta.

¿Son perjudiciales para la salud los suelos vinílicos?

suelos de vinilo y salud La fabricación de productos de PVC lleva asociada la existencia de componentes orgánicos volátiles (COV, del inglés VOC). Estos al ser liberados pueden tener un efecto perjudicial sobre la salud de las personas.

Hoy en día las autoridades y fabricantes son conscientes de este problema y existe una estricta regulación sobre los niveles aceptables para evitar estos efectos negativos.

Además las marcas están apostado por soluciones con la que asegurarse que estas sustancias se mantengan en el interior del suelos y no se extiendan al entorno. Incluso algunas realizan importantes inversiones en investigación e innovación para reducir y evitar la utilización del plastificantes, como los ftalatos, en el proceso de producción del vinilo.

Usos de los Suelos de Vinilo

La mayoría de suelos vinilo de calidad actuales son aptos para las clase de uso 33 y/o 42. Es decir para usos comerciales intensivos o industriales ligeros.

Lo cual significa que se puede usar no solo en ámbito domésticos, incluido baños y cocinas, ya que son impermeables, también hoteles, discotecas, comercios, etc.

Prácticamente en cualquier ámbito excepto exteriores e industria pesada.

Mantenimiento

Pocas opciones de suelo ofrecen una necesidad de mantenimiento tan bajo. De hecho solo debemos preocuparnos de la limpieza en el día a día.

En cuanto al efecto que puede tener la luz del sol de cara a la durabilidad del diseño o dibujo, la recomendación habitual es la de evitar las zonas de excesiva exposición. Si esto no es posible, o como sucede habitualmente, no se tiene en cuenta este problema en el momento de la instalación, se recomienda utilizar cortinas o estores.

Limpieza

Con barrer o pasar la mopa habitualmente, y de vez en cuando usar una fregona será más que suficiente. No debemos preocuparnos, como sucede con los suelos laminados, de utilizar algo más de agua de la debida. Aunque tampoco debemos convertir nuestra casa en una piscina.

Una recomendación frecuente hecha por los fabricante es la de no utilizar máquinas de limpieza a vapor.

Pequeñas Reparaciones

Algunas fabricantes y marcas de suelos vinílicos ofrecen kits para realizar pequeñas reparaciones. Básicamente arañazos. Si los daños son grandes, habrá que plantearse si sustituimos la pieza.

Estos kits de reparación son en esencia pequeños pedazos de cera con los que rellenar la pequeña grieta o arañazo. Se adquieren en packs con varios colores y especificaciones de cómo combinarlos para obtener el color deseado.

Sillas de oficina y suelos vinílicos

Las sillas de oficina, debido al continuo movimiento, pueden acelerar el deterioro de muchos tipos de suelos. En este sentido los vinílicos no son una excepción. Se aconseja utilizar sillas con ruedas blandas o alguna alfombrilla plástica.

Tipos de Suelos de Vinilo

No todos los pavimentos vinílicos son iguales. Los hay de diferentes tamaños, con diferentes sistema de instalación, y por supuesto con composición diferente:

Según el Formato

tipos de suelos vinílicos

  • En lamas, losetas o baldosas.
    • Autoadhesivos. Cada una de las piezas viene lista para ser pegada sobre cualquier superficie tan solo quitando el papel protector.
    • Sistema de click. Se trata de un formato similar al suelo laminado de madera en cuanto a tamaño y proceso de instalación. Las lamas mecánicas en los cantos para encajar unas con otras.
  • Al corte o en rollo. Este formato flexible viene en grandes rollos, de varios metros de ancho. Se desenrolla y corta a medida, posteriormente se fija con adhesivos.

Según su Composición

No todos los suelos de vinilo están fabricados igual. Existen importantes diferencias. La primera y más obvia tiene que ver con el número de componentes o capas utilizados.

Por un lado tenemos los homogéneos, donde un mismo material compone todo el suelo. Y por otro los heterogéneos, donde existen varias capas, con el fin de conseguir propiedades adicionales. Estos últimos son los que hoy en día tienen mayor demanda.

No existe en la industria un estándar respecto al número de capas y su composición. Tampoco debemos caer en el error de pensar que más capas implica mayor calidad. Una posible composición sería:

  • Capa protectora frente al desgaste y arañazos.
  • Capa decorativa de vinilo impreso con el diseño.
  • Núcleo. En función de la calidad del suelo o el objetivo del fabricante pueden utilizarse varios materiales. El PVC o WPC (compuesto de madera y fibras) son los más habituales. Desde hace poco se viene imponiendo el SPC, un compuesto de alta densidad a base de piedra caliza, PVC y estabilizantes. Este es un soporte muchos más estable y resistente que los anteriores.
  • Capa estabilizadora.

Adicionalmente se puede añadir una segunda capa protectora sobre el diseño, que puede tener filtros para la radiación UV. Una base estabilizante, que permite olvidarnos de utilizar el aislante. Los espesores suelen estar en los 4mm y los 5mm.

Instalación o Colocación

Tanto en formato rollo, como en losetas o lamas, la instalación de suelos de vinilo se realiza sobre un pavimento preexistente. Este debe cumplir una serie de requisitos básicos y lógicos:

  • No tener un nivel de humedad excesivo. Especialmente en los casos de instalación continuos y/o adhesivas.
  • El pavimento sobre el que se instalará nuestro suelo vinílico debe estar perfectamente nivelado. Si no lo está lo habitual es recurrir a pastas o morteros autonivelantes.

Cumpliendo estos requisitos, el tipo de instalación dependerá en gran medida del formato.

En las instalaciones flotantes, muy parecidas a las realizadas con los suelos laminados, no se utilizan adhesivos y las piezas encajan unas con otras utilizando un sistema de clic. Para cortar las piezas a las medidas oportunas bastará con un cutter en la mayoría de ocasiones.

La utilización de soportes para mejorar las estabilidad ha hecho que las juntas de dilatación sólo sean necesarias en instalaciones muy grandes (aquellas que superan los 16 metros de largo por 12 de ancho). Y que la separación perimetral, la que cubrirá el rodapié o zócalo, no deba ser superior a 0,5 cm. Esto no sucede en todos los casos, y en las mismas magnitudes, por lo que siempre es recomendable consultar las especificaciones del fabricante.

También se instala fijandolo al pavimento existente. Ya sea adquiriendo suelo vinílico autoadhesivo listo para pegar, o utilizando algún adhesivo, cola o pegamento. La primera opción, la del vinilico autoadhesivo es la favorita de muchos consumidores por su sencillez. Para la instalación sobre algunos pavimentos porosos, por ejemplo sobre mármol o gres rústico, será conveniente utilizar alguna imprimación.

Principales Marcas y Fabricantes

Algo llamativo del sector de fabricantes y marcas de suelos vinílicos es que tienen una presencia creciente fabricantes de tarimas flotantes y suelos laminados. Se trata de productos de similares prestaciones y dirigidos en muchas ocasiones a un perfil de consumidor similar.

  • QuickStep.
  • Pergo.
  • Tarkket.
  • Liberty.
  • Gerflor.
  • Armstrong.

Precio de los Suelos de Vinilo y Costes de Instalación

LLegamos a una de las preguntas más habituales ¿cuanto cuesta el suelo vinílico?. No existe un respuesta completamente satisfactoria hasta analizar cada caso en particular. Lo que sí podemos es ayudar a hacer alguna pequeña estimación o presupuesto teniendo en cuenta algunas variables. Lo primero que debemos tener en cuenta es que la factura total estará compuesta:

  • Precio del Pavimentos vinílico. Nos moveremos en diferentes precios según el tipo de su suelo vinílico. En rollo es más barato, podemos encontrarlos desde 5€ el metro cuadrado, incluso por debajo. En cuanto al formato de losetas difícilmente veremos algo decente por menos de 10€. De ahí para arriba lo que queramos.
  • Complementos: Colas, zócalos o rodapiés, perfiles, dilataciones, transiciones, manta. Se trata de un gasto que a priori pasa desapercibido que puede representar un porcentaje considerable del total. Tanto los elementos necesarios, como la cantidad de cada uno depende en gran medida del trabajo en concreto.
  • Coste de instalación. Aquí la variabilidad puede realmente ser grande. El precio de la instalación de suelo vinílico lo establece el montador.

En alguna ocasiones encontraremos algunas empresas que nos ofrecen un precio cerrado por metro. Es decir no dirán por ejemplo 40€ el m², y aquí se incluye el suelo, los complementos y la instalación.

Ni el precio del material, ni la instalación serán el mismo para un formato de lama o de rollo. Con este último se pueden conseguir precios mucho más competitivos en ambos conceptos. Por otro lado en formato losetas, la instalación podría llegar a hacerla nosotros mismos, lo que implicaría un ahorro importante. Otra cuestión importante es la calidad del suelo. Normalmente superior en el formato de lamas o losetas.

Nuestra recomendación es que desconfie de las gangas, las ofertas excesivas o muy baratas. Pocas cosas salen tan caras como una mala reforma.